Creciendo desde el hundimiento

Amanecer en el bosque

A finales de febrero del pasado año, se produjo en mi vida un terremoto, derivado de un cambio sustancial en mi situación laboral, que me llevó de un puesto en ONCE cómo Director Técnico a volver a mí puesto de origen cómo vendedor.

Debido a este brusco cambio se abrieron en mi vida muchas dudas, y algunos problemas que en el shock inicial han sido muy difíciles de afrontar.

A pesar de ello, mis experiencias anteriores, mi fe, que siempre me ha confirmado el amor de Dios en los acontecimientos de mi vida, y el convencimiento personal de que cualquier crisis es siempre una puerta abierta al crecimiento personal, me han ayudado en los últimos meses a ir afrontando los diferentes retos a los que me he enfrentado.

Mi vocación siempre ha estado orientada a la informática aplicada a la gestión y sobre todo al aspecto de servicio que esta presta, a unos fines concretos, ya que siempre he considerado que trabajaba con una herramienta que debía ser útil a otros fines mayores, aspecto que se intensificó enormemente al tener el privilegio de trabajar en el área de Servicios Sociales de la gran empresa en que trabajo, si es que la palabra empresa puede aplicarse, ya que considero que la palabra queda cortísima para lo que realmente la ONCE es y representa.

En ese sentido durante los últimos años el crecimiento de mis responsabilidades laborales  me llevó a interesarme profundamente por los temas de productividad personal y gestión de calidad, cómo medios útiles para compensar mis debilidades en aspectos organizativos y de gestión de calidad.

Todos estos aspectos han rebajado mucho su importancia desde el punto de vista laboral, debido al cambio de responsabilidades pero no obstante sus principios me han ayudado a descubrir un algo más en la “productividad personal” que  en gran medida me ha permitido analizar y reenfocar mi vida de acuerdo a la nueva situación, así cómo plantearme la necesidad de centrarme en adquirir nuevos hábitos, razón por la que me siento en deuda, con algunas de las personas que han sido inspiradores para mí a lo largo de los últimos años, personas cómo Berto Pena, al que tuve el gusto de conocerpersonalmente en uno de sus talleres, DavidTorné y otros.

Es por ello, que hoy, desde la paz de llevar un tiempo viendo una salida, de poder dedicarme a temas abandonamos mucho tiempo por cuestiones laborales y desde el convencimiento de que en mi nueva situación aún tengo mucho que aportar a mi familia, la sociedad y la ONCE, además de disfrutar de algunas de las cosas de las que no he podido disfrutar en los últimos años, he decidido reabrir este Blog, para ir contando mis experiencias, mi crecimiento y cómo voy afrontando las cosas con las que me encuentro.

Por ello encontraréis un Blog algo extraño, de posts generalmente cortos, casi simples notas, con pensamientos que me marquen, citas de mis lecturas, trucos de mis herramientas de trabajo, y otras cosas que puedan ocurrírseme o me preguntéis, lo que me servirá a modo de diario y registro de lo aprendido.

Un saludo a todos, espero nos encontremos por el camino.

 

Deja un comentario