¡Feliz Navidad 2017!

¡Un cordial saludo a todos!

A pesar de que ando fuera de juego, no quiero terminar el año desaparececido para vosotros y había pensado hacer un post de mi revisión trimestral, pero lo cierto es que me resulta tan triste el resultado que me ha parecido más importante daros las gracias y expresaros mi deseo de que este tiempo os colme de esperanza y os empuje a seguir luchando por la felicidad, así que por favor tened un poco de paciencia y dejad os explique …

El resumen de mi revisión es muy simple,“he avanzado muy poco en mis proyectos salvo en la atención a mi padre”, que cada vez la necesita más, y “atender mi puñetero dolor de pierna/espalda” que me limita más día a día.

Os sigo en la medida de mis posibilidades y estoy disfrutando mucho vinedo a @Ondiz engancharse a org-mode 😉 y cosas similares, mientras por mi parte el único cambio importante es, que el poco tiempo libre lo he tenido que dedicar a instalar qemu y virt-manager para porder tener un Winkk para montar una pequeña base de datos Access que me ha pedido un amigo.

Pero esto poco tiene que ver con el título así que vamos a lo que  me parecía importante: no dejar pasar la fecha, sin compartir algo con vosotros, dada la transcendencia que para mí tiene cómo católico.

Es cierto que cada vez se me hace más díficil disfrutar de una fiesta totalmente paganizada, desprovista de su profundo sentido de apertura a una nueva y mejor vida,  ya que por razones que se me escapan el mundo se empeña en mostrarla sólo cómo un despropósito cosumista, o como un empalagoso pastiche de desenfrenado buenismo absolutamente farisaico.

Esta claro que estas fiestas tienen un origén pagano que se ancla en lo albores de la historia, cuando el hombre celebraba el correspondiente equinoccio, pero no debemos olvidar que la historia no es un ciclo, aunque se repitan errores sino que avanza hacia una plenitud que aún no podemos ver.

Nuestro raciocinicio siempre nos hace presente el mal que nos rodea, las injusticias sufridas, sin dejarnos ver que todas ellas son las consecuencias de nuestros egoismos, odios, envidias y avaricias, a veces por simple desinterés de lo que nos rodea, o por un uso equivocado de las buenas intenciones que siempre creemos tener.   Si alguno tiene inteŕes os recomiendo echar un vistazo a Cartas del Diablo a su sobrino de C. S.Lewis una pequeña joya que explica esto mucho mejor que yo.

Ciertamente el mundo actual da poca cancha a la esperanza pero cómo católico creo firmemente la profecia de Isaias:

Isaías 7:14

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel (Dios con nosotros)

Cómo católico estoy convencido que estamos creados a imágen y semejanza de Dios y que ese “Dios con nosotros” esta en el corazón de cada hombre dispuesta a crecer, si la dejamos, y cuanto más la dejemos crecer más disfrutaremos de la creación que Él nos ha dado y que es la aparción de Cristo en la historia y el Espiritu que nos ha dejado el que puede vencer ese “hombre mundano” que todos llevamos dentro.

Este mundo mejor,  que es primicia del cielo prometido para el fin de la historia, ha sido entrevisto de forma parcial, no sólo por algunos Santos, cómo por ejemplo vemos en la Utopía de Tomás Moro o en la La Ciudad de Dios de San Agustín sino tambien por muchos hombres de buena voluntad que han luchado por ese mundo.  Esto es lo lo que yo celebro en estas fiestas cómo católico y lo que deseo para todos vostros cómo lo que seais, que no nos conformemos con lo que hay, que sigamos en la brecha luchando por ser mejores cada día, que nos olvidemos, que cada vez que renunciamos a nuestro orgullo, cada vez que hacemos una buena obra, cada vez que evitamos un mal, o mejoramos en algo  acercamos más a todos a ese mundo mejor.

Cómo no soy muy de villancicos prefiero dejaros estos ejemplos músicales que hablan de esta lucha y de esta esperanza y cuya letra os recomiendo degustar.

Gracias a todos por vuestra paciencia, vuestros seguimiento y por estar ahí .

¡¡¡Feliz Navidad a todos!!!

 

2 pensamientos en “¡Feliz Navidad 2017!

Deja un comentario